Viernes, 18 Enero 2019

Textos

Desde las metrópolis en llamas de Inglaterra


Cuando, en el verano de 1977, un apagón general dejó sin luz a Nueva York, y hundió la metrópolis en una larga noche de desórdenes, deducimos del episodio “tres verdades sencillas para el proletariado[1]. Las dos primeras eran más que evidentes: la extrema vulnerabilidad del modo de producción capitalista, justamente en la fase de su máxima centralización imperialista; la violencia y la rabia  que transpira cada poro de la sociedad burguesa, fruto peculiar de este “mejor de los mundos posibles”. Desde entonces han pasado  treinta y cinco años, y otras revueltas se han sucedido a lo largo del mundo ( sin olvidarse de que durante todos los años sesenta los guetos estadounidense no han parado de arder): en Los Angeles, en Brixton, en China, en Argentina, en Méjico, hasta llegar a las banlieues  parisinas en el 2005, a la rabia explosiva en las calles de Atenas durante 2010, a los terremotos sociales que han golpeado casi todos los paises de la orilla sur del Mediterráneo, en la primera mitad de este año (terremotos de los que hemos subrayado su inicial carácter proletario –auténticos “asaltos a la panadería” por parte de sin reservas hambrientos y desesperados- y  su posterior “captura”  y encauzamiento en el cauce democrático por parte de una pequeña burguesía deseosa de reformas que no afectaran por otro lado al status quo). En menor medida pero no menos significativo, en Italia, la iniciativa de los proletarios inmigrantes en Rosarno, en los inicios de 2010, y mas recientemente en Nardò, reacción directa, inmediata, a la bestial explotación a la que están sometidos, y la agitación  que se da continuamente en los campos de concentración instalados para clasificar a los considerados clandestinos. Ahora en este agosto de 2011, cuando nuevos y potentes disturbios hacen temblar  el andamiaje , que amenaza ruina, del modo de producción capitalista, la rebeliòn ha explotado en Londres (prácticamente bajo estado de sitio), extendiéndose rápido a otras ciudades inglesas, desde hace tiempo castigadas por la crisis económica.

 

Leer más...

Grecia: ofensiva contra el proletariado

Contra la democracia y el nacionalismo

Como se preveía, la burguesía griega bajo el diktat del B.C.E., del F.M.I.  y del B.M. y gracias a al empleo de los aparatos de fuerza de la democracia , hará pagar al proletariado la cuenta de la crisis de sobreproducción y las deudas del Estado. La huelga de 48 horas convocada por las organizaciones sindicales se ha sumido en la impotencia  y en un simulacro de batalla a la cual ha sido llevado el proletariado por sectores sociales sin futuro. Si el proletariado no se organiza de forma independiente, tomando en sus manos la responsabilidad de las acciones directas, pagará sin duda alguna con lágrimas y con sangre. Los partidos  reunidos en el Parlamento  han decidido, democráticamente, atacar brutalmente las condiciones de vida y de trabajo (salarios, puestos de trabajo, pensiones) imponiendo una represión sin fin. Leer más...

Un ejemplo de militarización social.

No nos interesa el grado de proletarización de los controladores de vuelo españoles, protagonistas en los primeros días de diciembre de 2010 de algunos días de duros conflictos sindicales. Ciertamente, no hay comparación entre  sus condiciones de privilegio en los aspectos normativos y salariales y las condiciones  de los trabajadores emigrantes, en riesgo de ser tiroteados y arrestados cuando cruzan las fronteras españolas, cazados por los caminos y señalados como portadores de peste, ni con las condiciones de los trabajadores de la industria y los servicios, ni con las masas de proletarios despedidos de las empresas. No nos interesa el (altísimo) grado de corporativismo que caracteriza a la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA, el sindicato autónomo que agrupa al 97%  del total de los controladores de vuelo: cerca de 2400 trabajadores) en comparación con el corporativismo (indudablemente menor) del de Comisiones Obreras y la UGT, quienes callando ante el ataque militar introducido en la disputa, han tomado distancia respecto a los trabajadores, temiendo el ejemplo de una lucha radical. Leer más...

La Democracia y el Estado burgués son dos enemigos eternos del proletariado

El carácter de los disturbios acontecidos en los últimos meses en el área que se extiende desde el Magreb hasta la Península árabe, la forma en la que son tratados por los medios informativos internacionales, y el “efecto emulación” que se ha dado en varios países como consecuencia han demostrado el nivel de manipulación y mistificación con los que la ideología dominante, mediante la obra de sus mantenedores, portavoces y portabolsas, consigue todavía pastorear y embrollar, engañándola y paralizándola, a la clase explotada, al proletariado. Leer más...

Contra la "santa alianza " de la burguesía imperialista y su cortejo de pacifistas y partisanos: derrotismo de clase

En tanto que comunistas e internacionalistas, sabemos por memoria y por ciencia historica que, en la época del imperialismo, cualquier  misión, indipendientemente de cómo se enmascare es una misión de guerra. El ataque a la marioneta más reciente de la cadena imperialista, el coronel Gadafi, no es una excepción. 
   
Imperialismo significa, de hecho, una competencia internacional incrementada, agudas guerras comerciales, exportación de capitales que entran en conflicto de forma inevitable los unos con los otros, el control de las fuentes de materia prima y sus vías de transporte y por lo tanto los intentos de excluir a los competidores, hasta la explosión incontrolada de conflictos, locales en primer lugar y mas tarde, en presencia de condiciones materiales favorables y necesarias, mundiales.
Leer más...

International Press

 

                    

            

 

Facebook
Pin It